«Jugar limpio» en la publicación científica

Temática:  Multidisciplinar
Mesa redonda con los ponentes del seminario
Editado por: Samdra Pérez
02/04/19

Los editores de las revistas académicas de la UOC han reflexionado junto con el sociólogo, filósofo e investigador del CSIC Fernando Aguiar sobre la ética en el mundo editorial científico.

En 1998 la prensa se hizo eco de un estudio publicado en la prestigiosa revista The Lancet que vinculaba la vacuna vírica con el autismo. A raíz de este hecho, padres y madres de todo el mundo se negaron a vacunar a sus hijos. Tan solo seis años más tarde, el periodista Brian Deer descubrió la verdad: el estudio estaba financiado por un bufete de abogados y sus resultados eran falsos.

Con este famoso caso, Marta Aymerich, vicerrectora de Planificación Estratégica e Investigación de la UOC, abrió el 5.° Seminario de edición científica de la universidad. Un caso con graves errores de praxis y consecuencias irreversibles que iba como anillo al dedo para un encuentro dedicado a la ética de la publicación científica.

A continuación, Fernando Aguiar, investigador del Instituto de Filosofía del CSIC, presentó los valores, las perversiones y las transformaciones del sistema de publicación, intercalando anécdotas y episodios de su experiencia profesional como director de una de las principales revistas españolas de sociología: la Revista Internacional de Sociología (RIS).

Luces y sombras de la publicación

Aguiar abordó la cuestión de la ética en la publicación con un enfoque positivo: «Cuando nos planteamos los problemas morales o éticos de la publicación se tiende a pensar en cuestiones negativas y no en los valores positivos que sustentan el sistema de publicación. Estos quedan ocultos y, como editores, debemos tener cuidado».

Por este motivo, Aguiar empezó su ponencia enumerando los valores morales e institucionales propios de un sistema de publicación ideal y luego continuó con los factores que lo pueden pervertir.

  • Como valores morales destacó la imparcialidad (la evaluación a todos por igual), el mérito, el esfuerzo y la originalidad (evitar el fraude, el plagio o la copia): elementos centrales para garantizar «el juego limpio» y el camino hacia un «sistema justo».
  • Además, el experto enumeró las bases del código ético que deberían nutrir el ejercicio profesional del investigador. Partió de la teoría del sociólogo Robert K. Merton: el registro, la certificación, la divulgación, la preservación y, recientemente, también la evaluación. Estos valores se resumen en la voluntad de reconocimiento, y es en este punto en el que la cuestión emocional entra en relación con los valores morales.

Las perversiones del sistema

A partir de este marco modélico, Aguiar identificó las cuestiones que relativizan la moral y la ética de la publicación científica, las posibles perversiones del sistema por parte de todos los actores que intervienen en la publicación y en todas sus fases: la evaluación, la medición y la difusión.

  • Al principio los autores pueden sucumbir al plagio, al autoplagio, a la falsa autoría, al intento de presión a los editores o al uso de influencias personales. Asimismo, los editores se pueden inclinar hacia la parcialidad o verse tentados por el robo de ideas, y los evaluadores, caer en la endogamia o el conservadurismo, lo que impediría innovar y arriesgar.
  • En la fase de medición las perversiones se pueden presentar en forma de redes de citas, grupos de presión o un exceso de pasión cualitativa. En este sentido, Aguiar citó una viñeta de Forges en la que se ironiza sobre la importancia de tener artículos en revistas del Journal Citation Report (JCR) en el ámbito académico.
Viñeta de Forges
  • Por último, la difusión puede verse marcada por la mercantilización del conocimiento o la aparición de revistas depredadoras. Por otra parte, un hecho destacable es la relegación del libro en favor del artículo.

El invitado ofreció varios ejemplos de situaciones vividas durante sus cinco años como director de la Revista Internacional de Sociología.

La transformación dentro de un orden

Aguiar continuó sugiriendo alternativas al actual modelo de publicación, mediante la introducción de cambios que permitan preservar sus bondades. Comentó los pros y los contras de la adopción de alternativas a los índices de impacto o el predominio de la evaluación cualitativa.

A continuación, con el repaso punto por punto de la Declaración de San Francisco sobre la evaluación científica (DORA) y el manifiesto de Leiden sobre indicadores de investigación, surgieron muchas cuestiones para abrir el diálogo con los asistentes. Un debate muy rico que ocupó la última hora del seminario y en el que intervinieron todos los representantes de las revistas invitadas.

Con esta edición, el Área de Biblioteca y Recursos de Aprendizaje de la UOC ya ha organizado cinco seminarios de edición científica, con la coordinación de Elsa Corominas.

Expertos