La propiedad intelectual

La propiedad intelectual es toda creación del intelecto humano y está regulada por el Real decreto legislativo 1/1996, de 12 de abril, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de propiedad intelectual. Tiene que ver con las creaciones de la mente: las invenciones, las obras literarias y artísticas, los símbolos, los nombres, las imágenes y los dibujos y modelos utilizados en el mercado. La propiedad intelectual comprende la propiedad industrial y los derechos de autor.

Las obras sometidas a propiedad intelectual pueden estar bajo régimen de copyright, de licencias de difusión en abierto, como por ejemplo Creative Commons, o en el dominio público.

Toda forma de propiedad intelectual se une a la sociedad mediante el uso que se le da, pagando los derechos de autoría a los correspondientes autores o titulares de las obras a fin de que, con posterioridad y transcurrido el periodo establecido en la ley, las creaciones pasen a ser patrimonio cultural de la humanidad. Este intercambio deriva del hecho de que los autores deben a la sociedad el origen de sus autorías.

La función social de la propiedad permite que se pueda modular el derecho de propiedad privada según los intereses sociales superiores, y esto es lo que lleva a cabo la UOC, que adquiere un conocimiento y hace que este revierta en la sociedad antes de que haya transcurrido el plazo estipulado legalmente, y lo realiza mediante los conocimientos que transmite a los estudiantes, de la comercialización de las obras que contrata y de la divulgación posterior de estas obras con licencias de difusión en abierto.